Cristo

cristo14Esta fiesta conocida así en Tudela por las excursiones que se hacen a la ermita de la Santa Cruz, se celebra el día 3 de Mayo por la Tarde.

Esta precedida de una novena en la ermita, existente como a un kilómetro de Tudela, a la que antes acudía gran cantidad de personas. Según la tradición esta ermita fue construida, en el lugar que apareció junto al Ebro, una gran cruz flotando sobre las aguas y que fue derruida al ser construida la vía del ferrocarril.

En este día es típico de ir en romería a la ermita del Cristo, para comer allí un gran bollo de pan dulce, con uno o dos huevos duros cocidos dentro, que en Tudela se conoce como “Culeca”.

La tradición data del año 1734, y fue instaurada por don Juan de Mur, un militar tudelano, que llegó a capitán general de las islas canarias.

El día del Cristo llegó a ser en Tudela la fiesta mas popular del año, junto a la bajada del ángel.

Toda la ciudad salía en este día de romería al campo, chicos y grandes organizados en cuadrillas, para hacer bailes y meriendas.

El regreso a la ciudad al caer la tarde, era realmente espectacular. Una interminable caravana de carros y galeras rústicamente engalanados, con ramas de tamariz, volvían, portando todos los excursionistas pañuelo al cuello y camisas y alpargatas blancas.

Las reatas de mulas y caballos enjaezados, con adornos y campanillas ponían tono festivo al ambiente de este desfile procesional, que era presenciado por todo Tudela.

Ccristo12on los años la animación fue decreciendo, hasta el extremo de casi quedar anulada; los jóvenes trasladaron esta fiesta al domingo siguiente, que denominaron como “CRISTICO”. En la actualidad, desde hace mas de 25 años, la animación a vuelto, siendo cientos o miles de personas las que en la explanada del Cristo se reúnen y meriendan.

Los componentes de la orden del Volatín, sociedad tudelana, creada con intención de revitalizar viejas tradiciones, se encargan de organizar en la explanada delante de la ermita del Cristo, un reparto masivo de “ CULECAS “ entre los niños, lo que provoca una gran afluencia al acto.

Texto extraído del libro: ” Etnografía Histórica Tudelana ” de Luis Mª Marin Royo