Murallas

EL CONJUNTO AMURALLADO DE TUDELA:

ALGUNOS DATOS APORTADOS POR LA ARQUEOLOGIA

Por: Mari Cruz Pérez

Uno de los momentos de mayor importancia política y estratégica de la ciudad de Tudela se corresponde con el período de dominio islámico de la ciudad, que se extiende entre el siglo IX y comienzos del siglo XII.

Según narran los cronistas y geógrafos árabes,(1) fue en el año 802 cuando Amrus ibn Yusuf, por mandato del emir cordobés al-Hakam I, fortificó el monte de Tudela.Este dato ha sido interpretado tradicionalmente como fecha de la fundación de la ciudad. Una lectura más pormenorizada de dichas fuentes históricas y un estudio exhaustivo de los datos aportados por la arqueología, han matizado esta interpretación. Se propone en el año 802 una reforma de las murallas y la repoblación de la plaza de Tudela, negando así una fundación exnovo de la medina islámica. Este enclave se convirtió entonces en una ciudad de importancia estratégica y política, integrado en el territorio más septentrional de “al-andalus”, conocido como la Marca Superior.

1 DE LA GRANJA , F., “La Marca Superior en la obra de al-Udrí”, Estudios de la Edad Media de la Corona de Aragón, vol. VIII, pág. 446, Zaragoza, 1967.

Esta situación clave como ciudad fronteriza entre “al-andalus” y los reinos cristianos será la que determinará desde el principio la importancia de su alcazaba y de sus murallas defensivas. La alcazaba se sitúa en posición dominante en lo alto del cerro de Santa Bárbara, ocupando el núcleo inicial de la medina las laderas de dicho cerro hasta el cauce del río Mediavilla, el cual marcaba un límite natural de la ciudad.

El conjunto amurallado de Tudela ha sido objeto de diversos estudios y descripciones, siendo importante el reciente estado de la cuestión aportado por Luis Mª Marín Royo(2) resumiendo los datos aportados por la documentación histórica, además de explicar las interpretaciones y descripciones dadas por los historiadores en cada uno de sus tramos, así como de los datos proporcionados por las intervenciones arqueológicas realizadas en la ciudad.

2 MARÍN ROYO, L. Mª, La Tudela desconocida. Aspectos recónditos en la Historia de la ciudad (II). El castillo. Las Murallas. Tudela, 2002.

Dejando aparte las murallas que cercaban la alcazaba y rodeaban el cerro de Santa Bárbara, el primer cerco amurallado de la medina islámica, el considerado como fundacional, es el que marcaría el desarrollo urbanístico hasta el río Mediavilla. De esta muralla hay pocos datos, tanto documentales como arqueológicos, aunque sí se conserva en la actualidad un posible fragmento de este tramo de muralla en la calle San Nicolás(3).

3 Puede verse una descripción en :. NAVAS, L. Y MARTÍNEZ, B., “El patrimonio islámico de Tudela”, El patrimonio histórico y medioambiental de Tudela: una perspectiva interdisciplinar, Tudela, 2001, pág. 35 y en BIENES CALVO, J.J., “Urbanismo. Retrospectiva y futuro”. 1200 Aniversario de Tudela (802-2002), Tudela, 2003, pág. 26.

El segundo cerco murado sería el que aparece paralelo al recorrido del río Queiles, y podría pertenecer a un momento de ampliación de la medina tras el auge político alcanzado por ésta a lo largo del s. IX, especialmente bajo el dominio de Musa ben Musa. Sudescripción y su trazado era más conocido que el anterior gracias a los datos proporcionados por algunos historiadores tudelanos(4). Para este lienzo de muralla contamos con nuevas aportaciones gracias a las excavaciones arqueológicas realizadas en diversas obras urbanas de los últimos años. El tramo de muralla discurre entre el convento de San Francisco hasta la Puerta de Albazares, siguiendo el cauce del río Queiles.

4 Son destacables las descripciones de la muralla y su trazado en: DÍAZ BRAVO, J.V., Memorias históricas de Tudela, Pamplona, 1956, 1ª ed. 1759, pág. 82 y en SAINZ Y PÉREZ DE LABORDA, M., Apuntes Tudelanos, Pamplona, 1969, 1ª ed. 1913-14, vol. 2, pág. 816-817.

Otro fragmento del paño de la muralla islámica al que también me voy a referir,pertenece a la alineación existente entre la calle Herrerías y la plaza Mercadal, que defendía y cerraba la ciudad en su zona Oeste.